Si te gustó el artículo, ¡Compártelo!

exiregold

6 reglas para llegar a tener independencia financiera

6-reglas-de-indep-financiera

 

Incluso antes de que comencemos a desarrollar cualquier tipo de estrategia de inversión, debemos investigar algunas premisas o reglas básicas que podemos establecer en nuestro camino hacia esa libertada financiera. Estas premisas, podemos aplicarlas a casi cualquier situación y han sido utilizadas por los inversores más exitosos del mundo.

Tienen mucha lógica y son simples y eficaces, aunque para muchas personas, cuando lo descubren, suponen un gran cambio en sus vidas.

  1. Pagarse primero a uno mismo
  2. No es lo que inviertes, sino lo que queda
  3. Deshacerte de las deudas
  4. Si tienes que pedir, hacerlo para la inversión y no al consumo
  5. El coste promedio en dólares es una gran manera de comprar
  6. Si ahorras con regularidad, harás de tu inversión un éxito y no un riesgo financiero

 

1ª Regla: Págate primero

Cuando se comienza el camino a la independencia financiera, mucha gente piensa que buscar una pequeña cantidad de dinero para reservarla, es una tarea complicada y frustrante.

Incluso solemos pensar que el ahorro para una inversión llegará más bien a futuro, una vez que los ingresos hayan crecido y los gastos hayan disminuido.

Por supuesto, todos sabemos el viejo dicho de que “tus gastos siempre aumentaran para satisfacer tus ingresos”, por eso si esperamos hasta tener suficiente efectivo antes de comenzar a invertir, es probable que nunca empecemos.

 

Igualmente, si esperásemos a ser ricos para comenzar a invertir y poder generar riqueza, estaríamos ante una gran contradicción

 

Tienes que comenzar a ahorrar hoy. ¡Ahora mismo!

Pero, ¿cómo podemos ahorrar?

Aquí van 3 métodos sencillos para encontrar ese dinero extra:

 

  • Guardar 1º y después pagar las facturas:

 

Piensa en esto. Trabajas duro por tu dinero, pero después de haber pagado todas tus facturas (luz, agua, comida, vivienda, teléfono, seguros, etc.), nunca parece haber dinero para ahorrar.

¿Por qué pasó esto?

La mayoría de la gente tiende a planificar hacia atrás, y en lugar de pagarse a sí mismos en primer lugar, suelen pagar primero a los demás. Y a final del mes, se dan cuenta de que no queda nada o casi nada. Recuerda que trabajas por tu dinero,  así que es tuyo, y sólo tu eliges a quien pagas primero y que cantidad. .

Por tanto, la primera regla de la inversión es págate primero! Es decir, necesitas dejar a un lado la cantidad que quieras guardar antes de pagar todo lo demás. No importa la cantidad,  incluso podrías comenzar por sólo $50 al mes, y verás como tus gastos se van ajustando para compensarlo.

Puedes estar pensando: “Sí, pero esto es más fácil decirlo que hacerlo”, y puede que tengas razón, pero sólo recuerda que tienes elección y puedes pagarte a ti primero, o seguir preguntándote a dónde se fue tu dinero.

 

  • La técnica del menos 10

 

Si piensas que la técnica anterior es muy complicada o no confías en tu propia auto-disciplina, quizás te convenga más la técnica del menos diez.

Con esta técnica, sólo tienes que deducir el 10% de tu salario antes de que lo recibas. Este dinero puedes transferirlo regularmente a una cuenta de ahorros, preferiblemente independiente de tu banco habitual.

De este modo, minimizas el factor disciplina o memoria, si que es no confías demasiado en ello como virtudes propias.  Pero recuerda que esta cuenta no la usarás en caso de emergencia o de estudios. Es un hecho muy comprobado, que si unes este 10% a tu cuenta para emergencias, con el tiempo irás sacando tu dinero hasta agotarlo, a medida que van apareciendo situaciones de imprevistos o emergencias.

 

  • La técnica del más diez

 

Con este método cada vez que gastemos dinero, vamos a reservar un 10% adicional para nuestra cuenta de ahorros. De esta forma, si tenemos que pagar una factura por $500, a continuación podemos reservar una cantidad extra de $50 en tu cuenta de ahorros.

Además, si quieres salir y tomar un café-merienda por $3, puedes guardar 30 centavos en tu cuenta. No importa lo grande o pequeño que sea el gasto, sino aplicar regularmente la técnica del “mas 10”. Un beneficio adicional de esta técnica es que te obligará a valorar seriamente tus compras antes de hacerlas, así como tus hábitos de consumo si piensas ahorrar dinero para tu independencia financiera en el futuro.

Cada semana deberás depositar el dinero guardado con este sistema en una cuenta de ahorros que no toquemos, hasta transferirlo a una inversión adecuada.

No debe preocuparte si vas a comenzar tus ahorros con pequeñas cantidades. La idea principal es adquirir un nuevo hábito de ahorro que nos permita aumentar nuestros ahorros con el tiempo.

Una vez adquirido el hábito, podrás comprobar que no es tan difícil como pensabas, y sin darte cuenta estarás en el camino a tu independencia financiera.

 

2ª Regla: No es lo que inviertes, sino lo que queda

Si analizamos nuestros ingresos de forma general, podemos ver que la mayoría están totalmente gravados, otros en parte y algunos que no lo están.

Sin embargo, todos parecen preocuparse por lo que ganan antes de pagar impuestos, aunque esto no parece nada relevante.

De igual manera, para comparar inversiones, y determinar la más lucrativa, siempre debemos tomar las cifras que quedan después de impuestos.

Siempre que te presenten una inversión, asegúrate de conocer cuánto dinero podrás disponer tras pagar impuestos. Si tienes problemas para determinar esa cantidad, lo mejor sería consultar a un profesional.

 

Recuerda, el dinero que se gana pero no se consigue mantener, no tiene ningún valor

 

3ª Regla: Deshacerse de las deudas

Hace bastantes años, aprendí que las deudas son una forma de esclavitud. Mantienen a cientos de millones de personas en régimen de servidumbre, destruyen las relaciones y, en casos extremos, pueden incluso perjudicar la salud o causar la muerte.

Sin embargo, para nuestro propósito en este post, veremos cómo tratar las deudas para alcanzar nuestro objetivo de lograr la independencia financiera.

¿Cuál es el coste real de los préstamos?

Supongamos que pides $1,000 de disposición en tu tarjeta de crédito. Veamos un ejemplo donde nos apliquen unas tasas de interés de unos $200 por año. Estos 200 dólares tendrían que salir de tus ganancias netas tras pagar impuestos. Lógicamente, esto significa que tendrías que ganar mucho más de esos $200 para pagar los intereses de esos $1,000.

Si la tasa marginal de impuestos es del 33%, entonces tendrías que ganar $300 para obtener una renta tras impuestos de $200. Es decir, un tercio de tus ingresos iría a pagar impuestos.

Dicho con otras palabras: estarías pagando un interés del 30% en base a tus ingresos antes de impuestos.

¿Pero, son todas las deudas malas? No necesariamente, ya que también hay formas de generar ingresos con dinero prestado, lo que nos lleva a la regla nº 4.

 

4ª Regla:  Si tienes que pedir, pide para inversión en lugar de consumo

Cuando pides un préstamo para inversión, el interés que se paga también es deducible de impuestos, sin embargo esto no ocurre cuando simplemente pides prestado para unas vacaciones.

Por ejemplo, supongamos que tienes $20,000 en inversiones y quieres pedir prestado $15,000 para comprar un coche. Si compras el coche con el dinero del préstamo, entonces los pagos de los intereses no serán deducibles de impuestos. Sin embargo, si vendes $15,000 de tus inversiones para comprar el coche, y luego pides prestado $15,000 para reinvertir, a continuación, los pagos de intereses de esos $15.000 se podrán deducir de impuestos.

La mayoría de personas compran bienes de consumo o de estudios con dinero prestado, pero pagan sus inversiones en efectivo. ¡Debería ser al contrario!

 

5ª Regla: El coste promedio del dólar es una gran manera de comprar

¿Cuál es el mejor momento para comprar una acción, bono o fondo de inversión en particular? Lo cierto es que nadie lo sabe realmente.

Un especulador siempre tratará de comprar en el punto más bajo y vender en el más alto. Pero lo cierto es que cualquiera que diga que compra en la parte más baja y vende en la parte más alta es un mentiroso! Un especulador sólo es un jugador que apuesta a que el precio de la acción va a subir o bajar.

En este post no recomiendo los juegos de azar como una estrategia eficaz para crear independencia financiera, por lo que la especulación no será parte de nuestro plan.

¿Entonces, cuál es el mejor momento para comprar inversiones? Si aún no tienes suficiente formación para interpretar correctamente los valores intrínsecos de las empresas que aparecen en el mercado de valores, entonces la respuesta más simple a la pregunta será: tanto ahora, como frecuentemente.

Esta regla o principio llamado “costo promedio en dólares”, lleva a cabo la sincronización de la ecuación del mercado, y le libera de la presión de tratar de predecir máximos y mínimos.

¿Como funciona? Sólo tienes que invertir la misma cantidad de dinero en un determinado activo todos los meses, sin importar el costo en cada momento.

Por ejemplo, puedes invertir $300 cada mes en una acción particular que se está negociando a $1. Este mes puede ser de $1, el mes que viene puede ser 90 centavos, pero el próximo mes puede ser $1,20

¿Cómo ayuda esto? Vamos a hacerlo simple y vamos a asumir que compraste tu participación 2 veces hasta el momento. Una vez en $1 (enero) y otra en $1,20 (febrero) la acción. Esto significa que para tus $300 en enero compraste 300 acciones, pero en febrero solo compraste 250 acciones. Por tanto, serías propietario de 550 acciones a un precio promedio de $1,09.

La ventaja de este método se muestra claramente cuando comparamos a una estrategia donde hubieses invertido tus $600 en febrero, quedando un total acumulado de 500 acciones en propiedad. Obviamente, como el año continúa y el precio de las acciones sigue aumentando la ventaja se hace más pronunciada.

Sin embargo, también nosotros consideramos un año cuando el precio disminuye. En enero compras 300 acciones, pero en febrero (cuando el precio cayó a 90c) pudiste comprar 333 acciones. Esto significa que hasta el momento se han acumulado 633 acciones a un costo promedio de cada 94.7 centavos de dólar. Dicho esto, es muy raro que una buena parte continúe bajando de precio durante todo un año, y muy pronto comenzará a subir de nuevo para aprovechar el ejemplo anterior.

Es cierto, son ejemplos muy simplificados, pero el costo promedio en dólares puede convertir a un inversor medio en un ganador en una serie de circunstancias. Sí, por supuesto, si sabemos que el precio será más bajo en adelante, podemos derrotar a esta estrategia del coste promedio en dólares, pero te aseguro una cosa.

Si sabes cuando van a estar los precios en su punto más bajo, lo más probable es que no necesites para nada leer este post.

En la mayoría de casos, siempre que inviertas en activos de calidad, el costo promedio en dólares a menudo reduce el coste medio de tus inversiones de crecimiento y hace que sean menos relevantes las fluctuaciones a corto plazo de los precios.

6ª Regla: El ahorro regular permite invertir con más éxito y menos riesgo financiero

Cuando se invierte de forma regular, ocurren varias cosas. En primer lugar, se es más consciente de las inversiones y su rendimiento. En segundo lugar, si se invierte la misma cantidad regularmente, estarás siguiendo la regla del costo promedio en dólares. En tercer lugar, tus inversiones mensuales, aunque parezcan pequeñas al comienzo, pronto se convertirán en una gran inversión durante un período más largo. Por último, el hábito del ahorro te ayudará a resistir la tentación de gastar todo lo que ganas.

Recuerda esto. Lo importante es comprometerse a tener una disciplina de ahorro mes a mes. Algunos sugieren que es aún más importante el precio real de las inversiones en el momento que elijas para invertir.

En la categoría de educación financiera tienes otros artículos donde tratamos temas como el manejo del dinero, aprender a tratar con él y hacer que trabaje para ti, formas efectivas de ahorro e inversión, sistemas para ir acumulando riqueza y oro con descuento, y en definitiva, hábitos y formación que ayuden a eliminar deudas y pasivos, para acumular nuevas fuentes de ingreso o activos.

Si te ha gustado este post, puedes compartirlo con tus amigos o dejarnos un comentario.

Sobre el autor Santiago Pérez

Entusiasta del Marketing para negocios por internet desde hace varios años, actividad que conjugo con el tiempo dedicado a mi familia, esposa y dos hijas. Cofundador de Multifranquiciasfreelance.com Actualmente sigo formándome en todo lo referente a desarrollo personal y empresarial, si bien he dedicado una parte más importante de mi tiempo al marketing y la publicidad, especialmente con Facebook Ads y Youtube.

Dejar un comentario